Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Tetra Pak trabaja por la reducción de pérdida y desperdicio de alimentos

Mientras miles de personas en el mundo padecen hambre, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se desperdicia, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Es importante destacar que la mitad de eso sería suficiente para alimentar a todo el mundo.

Estas preocupaciones se vuelven cada vez más apremiantes y cada 29 de septiembre, Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos se constituye como un recordatorio de la importancia de abordar uno de los problemas más críticos que enfrenta la humanidad en la actualidad.

En esta línea, contar con soluciones adecuadas de envasado y procesamiento de alimentos e incluir nuevas tecnologías de producción permite evitar el desperdicio y acceder a nuevas  fuentes alternativas de nutrientes. Tetra Pak contribuye con el desarrollo de opciones que contribuyen al objetivo y revolucionan el sector alimentario, entre las que se destaca:

  • Envasado para la protección

La pérdida de alimentos se debe principalmente a que estos no se cultivan, procesan y conservan de forma eficiente, mientras que el desperdicio de alimentos se debe a la corta vida útil de los productos envasados durante las etapas de distribución y venta.  Por ello, Tetra Pak ha desarrollado soluciones de envasado para que más personas tengan acceso a alimentos seguros y sin conservantes, ayudando a que estén disponibles en todas partes, incluso en áreas remotas sin cadena de frío.

Las tecnologías de envasado y procesamiento asépticos prolongan la vida útil de los alimentos envasados, protegiéndolos para que puedan ser transportados y almacenados por mucho más tiempo.

  • Nuevas tecnologías

Otro reto importante es la generación de nuevas soluciones que permitan alimentar a la población que está en crecimiento, abriendo las puertas a ingredientes alternativos y sostenibles. Tetra Pak trabaja en estrecha colaboración con una red internacional de organizaciones comprometidas para fomentar nuevas tendencias alimentarias que brinden soluciones integrales al mercado.

Entre estas innovaciones, destaca el potencial revolucionario de la fermentación de biomasa, en la cual, a través de micoproteínas se producen sustitutos de la carne. Los estudios iniciales sugieren que reemplazar la carne vacuna en las dietas globales con estos ingredientes podría tener un efecto significativo sobre la deforestación y el CO2, es decir también existe ahorros de tierra, agua y recursos.

Por otro lado, también se encuentra la fermentación de precisión, la cual ha sido utilizada durante muchos años para producir componentes raros o complejos que de otro modo consumirían enormes cantidades de recursos o serían imposibles de obtener de forma natural. Por ello, esta tendencia está adquiriendo cada vez más importancia en lo que respecta a la producción de leche y proteínas animales.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

También te puede interesar